martes, 16 de junio de 2015

Una lucha contínua







Intentas que el mundo no cometa el error que un día cometiste tú. Explicas y muestras sus consecuencias... pero con el paso de los días te das cuenta de que su historia no es tu historia... y que solo el tropezar le puede abrir los ojos como en su día te pasó a ti.

Es dificil y duele ver como alguien está cruzando el río de lágrimas, soledad y angustia que un día tu cruzaste... sin que se dea cuenta de que un poco más atrás tenía un hermoso puente que cruzar... pero que su ceguera no le dejó ver; y aunque tú lo sepas, aunque se lo quieras decír, aunque se lo digas... no se puede retrodecer.

Sólo queda avanzar, darse cuenta del error y salir de él. No es tan sencillo como escribirlo, pero nunca se puede dar una batalla por perdida, hay que salir y luchar.... como tantos guerreros lo han echo. Porque tú eres quién manda, tú eres el capitán de este barco... pero si el capitan avandona el timón, si el guerrero tira su espada... el barco naufragará y el guerrero se morirá. 


sábado, 2 de mayo de 2015

El pasado en forma de bala

A veces el pasado viene en forma de bala directo al corazón, atacando en la debilidad que nos ha dejado el invierno, esa que a la primavera aún no le dio tiempo a cambiar. Sin darnos cuenta de que nuestro presente es mucho mejor, por el simple echo de que está en nuestras manos darle forma y color. El pasado puede ser frío o intenso pero ya ha quedado en el olvido así como esas huellas en la arena, esas mismas que un día el agua se llevó. Deberíamos quedarnos con la lección que ese dolor nos ha dado como medicina ante nuestro presente y futuro.


Posiblemente un puñado de palabras no puedan cambiar nada. Pero quizás sí, nos hagan reflexionar durante esos segundos que te ha podido llevar, leer esta pequeña entrada, escrita desde el corazón, desde esa lección que la vida me dio. Que esto no significa que los errores no se vuelvan a repetir, pero quizás si te hagan cambiar la percepción de eso que no te deja avanzar.

Disfruta de lo que tienes hoy, no dejes escapar ni un segundo en cosas del pasado. Porque mañana te pasará lo de hoy, que no tendrás lo de ayer.


martes, 13 de enero de 2015

Las heridas de la vida

Las heridas de la vida, son como una grieta en la pared. Solemos creer que con un poco de masilla y pintura por encima se puede arreglar. Pensamos que lo tapado ya queda inexistente. Pero no nos damos cuenta de que esa grieta salió por una razón y que si no buscamos el porqué, es muy probable que vuelva a renacer... y entonces, el problema igual se hace más grande y la grieta se convierte en algo más difícil de cerrar... o igual ya no es una si no son dos.



No dejes de una grieta derrumbe tu hogar. No dejes que un problema se interponga en tu vida. 

sábado, 1 de noviembre de 2014

Vivir por vivir


Nos aferramos demasiado a nuestro pasado, intentando que lo malo no suceda en nuestro futuro, procurando que lo bueno se vuelva a repetir siguiendo los mismos pasos anteriormente dados. Nos olvidamos de nuestro presente, de lo que realmente importa, de nuestro día a día. Odiamos la rutina, pero la perseguimos continuamente. Son pocos los que arriesgan, los que procuran innovar. Somos muchos los que buscamos la perfección, lo seguro. Vivimos con el miedo, lo criticamos, lo odiamos, pero nunca queremos dejarlo tras la puerta o bajo la cama. Lo sacamos a la calle, lo llevamos tras nuestra espalda como si de una maleta se tratase.
Yo me he cansado, me he cansado de seguir los mismos pasos, de seguir huellas que otros antes han dado. Quiero ser libre, quiero elegir mi camino, mi historia y mi destino. Que no hay nada escrito, que eso son historias que nos hacen flotar como pez muerto en el mar... nos dejamos llevar y yo... yo ya me he cansado de ser un muñeco para el tiempo.

Vivir por vivir no tiene sentido y yo quiero buscarlo. Porque vida de momento solo hay una y yo no la quiero malgastar sentada en la barra de un bar, en la puerta de algún local. Yo lo quiero invertir en momentos inolvidables para mi corazón... porque para la mente, quién sabe... igual llega un día en el que no vuelve a recordar.

Triste pero cierta realidad. Suficientes razones para empezar a disfrutar... que la crisis no sea motivo para quedarse en casa... que para ver una puesta del sol en un bonito lugar, todavía no hay que pagarlo.

sábado, 26 de enero de 2013

Si esa persona entró en tu vida es porque valía la pena.



Es triste ir por la calle y cruzarte con esa persona con la que compartiste momentos, secretos y algo muy valioso como lo son cada minuto de nuestra vida... con la cabeza gacha o por el contrario con la cabeza bien alta llena de orgullo, un orgullo vacío o un miedo incontrolable que nos lleva a no dirigir la palabra. Aún así, ese silencio no deja de ser tan doloroso, como puede serlo una falsa sonrisa o una palabra llena de todo menos de lo que antes era. Yo se que tu sabes de lo que hablo, tu también lo has vivido. Quizás la solución es un, perdón, en el momento indicado. O quizás la solución es, no ser esa persona. Difícil, si. Pero no imposible. Si esa persona entró en tu vida es porque valía la pena. No la dejes ir, por un bache en el camino... a lo largo de tu vida encontrarás muchos, todos y cada uno diferentes. Pero 
nunca encontrarás a alguien que ría tus gracias como el lo hacía.

Y ahora... dime; ¿No crees que merece la pena dejar el orgullo de lado? ¿Y el miedo? No te llevará mucho más tiempo, del que has perdido, buscando algo que nunca encontrarás.

Su sonrisa, en la boca de otro.


miércoles, 26 de diciembre de 2012

No pierdas ni un segundo más.



Dicen que el corazón deja de latir con normalidad y que sientes como que la sonrisa se te apaga y que cuando intentas sonreír te sientes estúpido. Dicen que cuando caminas sientes que te cuesta mantenerte en pié y que tiendes a caerte. Dicen que las palabras se te atragantan y que cuando quieres gritar te vuelves afónico. Dicen que los ojos se te ponen rojos y que siempre están llenos de un líquido que recorre tus mejillas, y que sabe un poco a sal. Dicen que la habitación se vuelve tu refugio y la cama tu mejor compañero. Dicen que la botella se vuelve tu amante y que las ganas de vivir se van desvaneciendo. Dicen que las palabras de aliento de los demás llegan a ti en forma de balas y que te hacen daño porque sientes que no tienen razón... son muchas las cosas que dicen y ahora puedo decir que están en lo cierto, que quizás esto sea como cuando tienes que tomar un medicamento y que si lo quitas de repente puede tener consecuencias, muchas veces irremediables.

Pero yo se que con el paso de los días, el corazón latirá con normalidad, la sonrisa saldrá sola, no caminaré pero si correré en busca de mi felicidad. Yo se que no me hará falta gritar, porque sabré hablar en el momento oportuno. Estoy segura de que mis ojos volverán a ser aquellos que antes eran, con su brillo y tan alegres y avispados como siempre. No me cabe duda de que mi habitación y mi cama seguirán siendo mi refugio o compañera... evidentemente soy bastante perezosa. Y pobre botella, será abandonada... pero para celebrarlo vendrán mis ganas de vivir nuevamente. ¿Que serán de esas balas? Esas balas se convertirán en rosas que adornarán mi floreado jardín. Y que no necesito medicamento, ni yo ni nadie. Porque la vida, los días, horas, minutos y segundos... eso es lo que verdaderamente nos tiene que importar. Que si eso se acaba es por lo que tendremos que llorar, por nada más. Porque lo que se estropeó en un minuto, se puede arreglar en la siguiente media hora. Pero si nos falta el tiempo, ahí no tendremos nada.

 Nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes. No pierdas ni un segundo más.

martes, 25 de diciembre de 2012

Feliz Navidad



Hay gente que no vuelve, gente que se queda en el camino y gente que llega a su destino. En estas fechas, el destino es la casa, donde año tras año se ha ido creciendo. En muchos hogares la tristeza se apodera del vacío que ha dejado la persona o personas que se ausentan. En otros tantos, los rincones se llenan del sonido de la carcajada de un niño, se llenan de celebración. Lo triste es no tener hogar, ahí no hay rincón, solo desesperación y un corazón lleno de dolor. En muchos hogares, no va a llegar la navidad. Y la navidad en algunos casos no sabe como llegar a un hogar que ahora es inexistente. Yo me siento afortunada de tener un hogar en el que celebrar, yo me siento afortunada de tener a los míos, porque aunque falten fichas para el puzzle se puede mirar lo que en muchos hogares es difícil de ver. Que donde hay semilla, nace una flor y que esa flor es la razón.

Feliz Navidad.

El tiempo corre, aprovéchalo

El tiempo corre, aprovéchalo